lunes, 23 de enero de 2017

#13. ABOUT... LED ZEPPELIN

Para este primer texto 100% original en el nuevo espacio (que hasta ahora todo son "recauchutadas" desde el blog original), decido ir sobre seguro con algo que, de tan definitivo, nos sobrevolará a todos hasta el fin de los días y tal cual. Esto és (o nos resulta a un ingente incontable cuanto menos):  los Led Zeppelin de marras. 


Zep, los Led, los Zeppos, Zeppelin o como quiera dios tenga a bien reconocerlos quien toque son, ya de entrada, un fenómeno a la par con cualesquiera de los íconos más granados y recurrentes jamas surgidos desde la jerigonza ésta del rocanrol y sus incontables derivados. Tratamos aquí a la banda que más discos ha vendido (todavía hoy, en 2017 y como es harto sabido) en la historia del medio solo por detrás de los cuatro de Liverpool. Tratamos a un cuarteto que barrió con toda competencia posible a su paso en la bisagra 60's-70's, todavía (y de pleno) en esos dos o tres lustros donde se concentró casi la totalidad de lo mejor y más necesario que la gran mayoría de amantes rockeros de pro siguen contando. Tratamos también a algo que en su momento se pasó por la piedra (y por mucho que los "a posteriori", desde una perspectiva presente, puedan proyectar dudas) a los grandes nombres del prog-rock, el glam, el folk rock, el blues rock, los remanentes aún en activo de la british invasion y lo que quiera dios se pueda o pretenda recordar.... Y sin sacar singles. Tratamos demasiadas cosas aquí pues, claro está, tratamos igualmente y en definitiva a la banda del exceso por bandera. Y ahí que aparco ya los tópicos más concurridos (que esto se podría estirar hasta el desmayo), dando por obviados otros muchos lances de su biografía... Innecesario del todo ello, está claro, en estos internáuticos tiempos donde cualquier mendrugo teenager (o no) puede descargarse su discografía en menos de veinte minutos, comprarse cien libros a costa de su histórica singladura en Amazon y hasta -ya puestos- atreverse con los primeros acordes de "Stairway to heaven", antes siquiera incluso de terminar de leer este texto (etc).


A partir de todo lo vertido, llega lo más divertido (para mi): apretarles el bozal a todos sus "haters", más o menos encubiertos y para que rabien y arruguen narices con la mayor enjundia posible. Que los hay de haters, ojo,  y la de "diosescristo" además, desde el momento en que para "los fieles" cualquier persona que trate siquiera de relativizar la importancia  y necesidad de su impronta en la historia ejerce en la últimas -y sea conscientemente o no- como tal. Vamos por puntos, ni que sea por temas estético-estructurales: 

a) "Casi todas sus canciones son plagios"... Primero que de "casi todas" nada; segundo que han superado con la boina a todas la originales -presuntas o no- cuando han "tomado prestado"; tercero lo del "the singer not the song" que decían sus satánicas; cuarto que si nos ponemos en este plan de niño repelente-tiralevitas nos cargamos, ya directamente, hasta el "Tambourine man" con el que se estrenaron los Byrds (una de las cinco o diez -nunca menos- mejores bandurrias ever);  quinto que la envidia/rabia es muy mala y por mucho que os amarréis algunos ciegamente al "ninguneo zeppero" por sistema, y tirando del socorrido ardid de este punto, vuestra banda favorita será inefablemente inferior (a no ser que seáis "bitelmaníacos", obviamente). 


b) "Page era el peor de los tres guitarristas de los Yardbirds"... Primero, segundo, tercero y hasta décimo si quieren:  y unos cojones ! La comparación posible con los blueseos de Clapton solo existe en la cabeza de los fans del propio  Clapton (y, atención, insisto:  meramente "la comparación posible") y Beck... Bueno, este me parece otra cosa (más versátil e infinitamente menos planote en registros que Mr. Cream), pero aún y así, el arrojo de atreverse con todo (y salir airoso de eso mismo) de Jimmy no lo acabo de encontrar plenamente, siquiera admitiendo -que es de cajones- lo tan necesario y edificante en bondades de tamaño monstruo de la seis cuerdas.


c) "Plant tenía voz de pito (-o similar-)"...  A ver, que esto es de primaria en esto del rocanrol... Para acceder al grado de grandilocuencia total de esa música, con todos sus palos a encaber (y que llegó a lugares a los que se llegaba por vez primera entonces, no se olvide), se  tiene que ir perentoriamente "más allá"  a todos los niveles... ¿Por qué Zep arrasó sino con todo a su paso en sus años de bonanza?, hagámoslo más fácil: pues porque además de tener una base rítmica solo comparable a la de los Who en la historia y uno de los mejores guitarristas de siempre, tenían un cantante -proveniente del R&B de manual ya puestos- que podía pasar de lo más meloso o arrastrado (según convenga) a una sirena de evacuación por invasión alienígena como quien se quita la pelusa el ombligo. Esto es así. Que no falte nunca quien le "culpabilice" por los agudos característicos de parte del ulterior heavy metal es algo tremendamente injusto y sencillamente anecdótico (afirmar eso, sin rubor alguno -y obviando lo "faltón" que resulta para los incontables  amantes de ese subgénero-, delata por defecto al que no salió jamás de los "greatest hits" de turno, es un hecho). Sin más. 


d) "Los Who/Sabbath/Purple eran mejores"... A ver, así en resumen: "ni en sueños", "¿será una coña, no?" y, finalmente, "tú estás chalao, hombre".  Los del medio (sin negarles su importancia seminal que tanto pesa a algunos seguidores añejo-puristas del medio) sólo si hablamos en clave de cachondeo, directamente; los terceros a pesar de la admiración que tengo desde ni me acuerdo por Blackmore y, especialmente, Lord, nunca tuvieron la pegada y concreción zeppelinera ni de lejos (explicado esto, además, por alguien que tiene "Machine head" entre sus intocables de siempre -que cuidao, que mato- y que compró el totémico doble japonés antes de cumplir la docena de años por allá los mid-80's); y quedan los Who, claro... El mascarón de proa para los "ninguneadores" (oficiales u oficiosos, y a la hora de comparativas varias) de nuestros protagonistas de hoy. Y, ojo, que esto hasta lo puedo entender y todo (son dos de las diez mejores bandas ever, también para mi y en definitiva... me pasa, eso si, que Zep son la segunda y los otros la décima, claro). Hagamos la comparativa de las narices, en cualquier caso... Si tiramos de discografías, Zep se los comen crudos (lo indecible de "más" en mucho menos tiempo); el directo: según los testigos de la época -recogiendo testimonios de aquí, allá y acuyá- en su mejor día los Who eran imbatibles pero, ay, resulta que los Zep siempre -o poco menos- tenían ese "buen día" (y van dos); parcheadores: los nietos de nuestros nietos (y por mucho que algún erudito de pro lance al tapete ahora al Ginger o Bozzio de turno) seguirán debatiendo entre Moon y Bonzo hasta el fin de los tiempos, me temo y, básicamente, porque la historia ha tenido a bien reconocerlos (y ahí que siguen) como los dos mejores baterías del Rock;  bajistas:  esto me jode  un poco, no lo niego... Jones, más allá de lo putámico que era arreándole a lo suyo,  se merece un monumento en cada ciudad donde exista un tocadiscos en la Tierra (el genio arreglista en la sombra... el truco final de Zep) pero, ay, The Ox es mi bajista predilecto desde ni me acuerdo... mi referencia definitiva en ese instrumento (y que me perdonen hasta los fans de Pastorius de ser menester, pero es lo que hay) y digo más, si "el Leeds" es uno de mis cinco discos-live de siempre es, casi en exclusiva, por el placer que me sobreviene escuchándolo a él (muy por encima de cualquier virguería, y con la barbaridad que ello pueda acarrear a quien sea, que los otros tres puedan estar realizando cuando sea)... John Entwistle és -y será-  el puto Sam Cooke de las cuatro chords para el menda y no se hable más; dando carpetazo rápido al hecho de que, por mucho chorreo de voz medie, Plant (de nuevo por variedad y posibilidades a materializar desde ahí) es bastante más cantante que Daltrey (y bastante más regular y fiable en los "lives", por lo visto), solo queda ya el "vs" de los jefes (les regalo lo de las ventas de discos y la superioridad manifiesta en el acervo popular/global, por ser uno así de majo, miren)... Townshend, no me escondo, es un tipo que se me mueve de siempre entre lo antipático y lo insufriblemente resabido, por mucho genio sea (lo de darle en los morros a Lydon tiene su guasa eso si, ok). También hay que entenderle, ojo... Con los fab-4 ya disgregados (como los Small Faces), los Stones exiliados por problemas con el fisco o los Kinks más preocupados de expandir fronteras en su discurso que de recrearse en hits poperos, era el momento de acometer "la invasión del trono" (como mínimo británico), que pensaría Pete... Y no. Como todo cristo, The Who fue atropellado sin remisión por el omnibús zeppelinero (rematando el tema con que el año que debió ser suyo de todas ídem -1972 y girando al sacrosanto "Who's next" del año anterior mediante-, y en el que "los otros" no sacaron disco al fin, van "los exiliados" y se marcan el doble por antonomasia en el medio que nos ocupa y, por si acaso y mismamente, un chavalín con mirada bicolor, y que ya la venía liando parda, lanza no se qué verbena con unas arañas marcianas y demás...). Un tipo, cuyos remotos virajes a la pura genialidad (repito por si acaso) me quedan más allá de toda duda, pero al que se le puede recordar ninguneando a su propio cantante (sin problema o pesar medie, además), o hablando con intencionadísima condescendencia de los putos Zep a poco se pueda, se retrata solo en definitiva ("me caían bien pero no me gustaban", que sería la cosa para resumir -me temo se mezcla la ambición desmedida y truncada con un rencor palpable, en esto... quizá nunca le perdonó a Page que le hiciera el solo, como dios manda, para la edición en disco de "I can't explain", quizá y a saber todo ello, si-). Vaya, que ya puede haber roto todas la guitarras que quiera o hacer los saltos del canguro más famosos de siempre que la gana le dé... a rueda de Jimmy (cuya banda -o esa impresión nos deja el cuento, al menos- estuvo más por tocar y sudársela todo lo demás que otra cosa) por siempre jamás. Y punto.


e) "No sacaron singles pero vivieron -y viven- del cuento de sus hits plurirradiados"... Pues miren uds: creo que no existe ninguna banda que haya hecho cosas tan distintas y tan bien siempre. Aunque han habido bandazas (me vienen de primeras Queen o Faith no More, ahora mismo) que han jugado esa carta del exceso desde lo "multidisciplinar", de lo heterogéneo por montera, al final siempre está ese enorme tabique, tangible, en que son esas bandas haciendo un trasunto de género parcial (dejando pesar inefablemente más, y sea de forma consciente o no, el "que se note que son ellos" antes que el empaparse de pleno y de veras en el género abordado que toque)... Zep, guste o no de ver, tiene "temas clásicos" del más alto nivel en el folk, el prog, el hard-rock, el r&b (etc) que son temas clásicos "puros" de esos géneros tanto como del opus propio. Los ejemplos son tan ingentes que ni me arranco con ello. Todo ello desde la mayor subjetividad habida, está claro, y (por ello) desde una premisa que deja lo gratuito tan atrás que da, o puede dar, risión el tema... Lo que se quiera y más. Pero eso me transmite de siempre la música y legado, sin par más allá de "los de Liverpool", de Led Zeppelin. Cuyo parangón y ascendencia a lo que debe ser (o puede llegar a ser en su mejor y más "putámica" forma) una banda de Rock, sigue siendo el modelo, la hoja de ruta por definición a la que muchos nos evocamos inefablemente, aún tantos lustros y décadas después.


Y ya estaría la cosa, al menos por hoy, que no descarto una "parte II" con este personal de por medio. Tal es la admiración propia por esta formación que nos dejó un mundo entero, encerrado hasta el fin de todo, en apenas una década de singladura, así como una serie de discos en los que perderse, sin cuidado ni pacatería alguna se cruce, me sigue resultando una de las grandes cosas de la vida ésta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario