lunes, 30 de enero de 2017

#14. ABOUT... STEVEN SPIELBERG

Cuando no hace demasiado se me ocurrió escribir en cierta red social, así a pelo y sin paracaídas, un listado con mis cincuenta realizadores favoritos de siempre en esto del cine (y por órden de preferencia además), tuve que hacerle un hueco (aún a pesar de preferir todavía algunas otras opciones de tantas habidas) a nuestro protagonista de hoy. El 48 si mal no recuerdo. Y el motivo es claro: en el cine de aventuras, y admitiendo ese subgénero como tal, el tipo me parece el mejor sin paliativos ni jerigonza se cruce. Tal cual. 

(el Midas del celuloide, el fucking master palomitero, indicando por donde se pasa a los críticos e historiadores del medio)

Eso por un lado... Por otro, la cosa cambia dramáticamente (siempre en las cuentas propias), me temo y cuando nos salimos de ese "cine de aventuras". Ahí, mi opinión sobre los logros y "arte" del Sr. Spielberg decae no mucho, meramente, sino del todo. Utilizaré al respective la habitualmente interesante opinión, excepto en esto muy puntual -aunque recurrentemente por él recordada... demasiado en verdad- para mi, del cineasta Rodrigo Cortés desde ese bendito y entretenido programa/podcast de Los Todopoderosos. No hay maldita edición de dicho espacio, o casi, donde dicho artista se recrea (ni que sea un algo) en ensalzar -de forma desproporcionadamente hiperbólica- las virtudes del cine, así en general, del Tito Esteban... Moneda corriente son andanadas como "visualmente inalcanzable en toda la historia del cine", y/o variantes por docenas de ello y a disponer... Error y garrafal. Dejando de lado que es cagarse en la historia del medio, así de gratis y porqué si, Spielberg me resulta (siempre fuera de "lo suyo", que lo recordaré siempre para que nadie se me enfade) un realizador absolutamente plano y falto de interés... entre otras "lindeces" que a continuación paso a relatarles.

(Nos vamos a forrar con esta mierda, barbaaas !)

Ya hace mucho tiempo que, llegada la hora de enfrentar una narración audiovisual cualesquiera, tengo una inercia natural a respetar y admirar especialmente a esos "artistas/ entes creativos" cuya actitud hacia su propia obra y para con el espectador es la de: "mira, yo te explico lo mio y si después te emocionas o te llega, o lo que sea, eso ya lo decides tú"... Los elementos estetas, en lo visual en el aspecto, son pluses. Y pluses sublimes a veces, pero no indispensables en las últimas (Sidney Lumet hizo un prodigio en su primer film con doce tíos encerrados en una habitación, vaya por ejemplo fugaz). Si tanta importancia le diera a ello, para sintetizar, sería un irredento seguidor de Tim Burton... Y pocas cosas más alejadas de ello, ciertamente. El cine de Spielberg más allá de esconderse en las maravillas de Williams (etc), y más allá de Indy, Tiburón o cosas más ligeras como esa "Atrápame si puedes" donde si se le nota cómodo y natural... o incluso su recreación animada de "Tintín" (que está bien divertida), se me antoja falso, artificial y despersonalizado por completo (tampoco ayuda que aún dentro de ese "lo suyo" tenga films altamente cacareados pero que al menda le parezcan inexcusablemente sobrevalorados  -"Encuentros..." o "Parque jurásico""- o, directamente, insoportables -"ET" o "Hook"-). Cuando veo cine del "Spielberg dramático", siento que me están tomando por imbécil (y lo seré, seguramente, pero no me gusta que se me recochineen al respective y porque si)... Es como si me llevarán de la manita. Como a un niño de teta o poco menos. Solo falta que en cada escena ponga entre paréntesis on screen: "ahora toca llorar", "ahora toca reir", "ahora preocúpate"... Me da igual las presuntas complicaciones técnicas de las set pieces, y ejerciendo de abogado del diablo aquí, que realice... Siento que me están idiotizando y, honestamente, ya me considero bien servido en ello (muchas gracias)... Aquí (con la incapacidad de este realizador para generar emoción real que no impostada/artificial), además, podría hacer taaanta sangre... Ejemplo rápido para que no se me abra la úlcera: esa intro videojuego (borbotónica, desestructurada y sin medidas -puro clip musical-) que para mi es el inicio de su celebrada Ryan, en contrapunto (buscando referencias similares en tiempos y temáticas) al temple y oficio de Mallick en su delgada línea, o ese Brody caminando entre lágrimas y ruinas en la gloriosa parte muda que Polanski se marcara para su pianista, duele, chirría como todos los cuchillos del teletienda nunca habidos atacando una pizarra...  Directamente y sin más.

 

El epítome de todo ello (de "tanta bilis", argüiría aquí un incondicional del barbudo Midas de Hollywood), el asco máximo, lo encontramos en esta celebérrima escena de la ducha de Schindler... Más que posiblemente uno de los momentos más entera y absolutamente detestables de la historia del cine, para mi. ¿Se puede ser más efectista, artificial y barato?, por el amor de todo lo sagrado y lo que no. ¿Hasta aquí, en esto, de verdad Steve?... Y después lo de las piedrecitas para terminar (tócate lo tuyo !)... Pooobres mujeres judías que las van a gasear, todas desnudas y llorando, ay que desazón me invade, pero...Ah (o "uf", si prefieren), menos mal, que al final es agua (jacaranadas y alborozo: suspiremos todos con gozo y alegría)... Me-nu-da mierda, Sr. Spielberg... Claro, esa manera de entender el cine, legitima de alguna manera a hijos suyos como Shyamalan, Nolan o Boyle para, con todo su "brocha gordismo", garrafero e indisimulable por montera, ser referencias en el cine actual... Hay que vender cine, que hacerlo es muy complicado (por lo del talento necesario y eso), diáfano ello. En fin le repito, Sr. Cortés, lo que le puse de comentario a colación del especial Lynch (donde das una exhibición de conocimiento y devoción por el cine impagable -y a pesar de dejarte "A straight story" por mencionar... que ya es tenerlos cuadraos-): cuando te quejas que el éxito en taquilla de rarezas/peliculazos como "Corazón salvaje" son hoy impensables por -parafraseándote- "lo mucho que hemos aborregado al público entre todos", no entiendo -por contra- como puedes tener tan sobrevalorado a Spielberg, fuera del medio del que nunca, jamás y por dios, debiera salir... Quejarse de los incendios y ser fan del que inventó el mechero (no por las referencias concretas sino por la manera de entender/usar el medio que apenas  arte, al humilde considerar personal, en sus manos), me reitero en esto también.

(ese momento patriótico en que da igual si matan a dios y la madre porque hay que verlo todo desde la perspectiva del protagonista -un niño como casi siempre además, claro- y hay que generar la emoción "X" y punto)

En resumen, siempre han habido adeptos al "gafapastismo" (los que hoy seguirían las "maravillas" estetas sin contenido de los Solondz o Sofias de turno), lo mismo  que el público que, sin más, se mete en un multisalas para comer palomitas y "echar la tarde" (meramente pero, ojo, que en su derecho están... otras cosa es que llamen "cine" a "Fast and the furious 6" o "Torrente 4", pero eso ya es otro tema, si). Pero, con el pasar de años y décadas, algunas formas (o subespecies, si prefieren) de espectadores se han ido aupando hasta el constar de facto... De entre ellos, los que más ruido vienen metiendo de unos lustros para acá son los llamados "freakies". Que, sin duda y aunque hoy pareciera que es "freakie" hasta el gato la portera, están bien y (sin duda, igualmente) muchos sino todos "ejercemos de" con determinadas cosas. En concreto, a distintos niveles y para esto del cine, los hay de Batman (o los superhéroes en general), de Star Wars, de memorabilia ochentera, del niño mago los huevos, los anillos y lo que se quiera... Hasta los hay "hard-coreros" de las B-movies (posiblemente con la jeta de Tarantino tatuada en la nalga), el gore más nauseabundo o las series manga (inabarcable etc.). Y como tantas cosas, insisto, está bien (sin condescendencia alguna medie) pero, como tantas otras... hasta que la cosa se sale de madre. Sintetizando: no solo de caviar y jamón de veinte jotas se vive, a veces unos ganchitos también apetecen... Y el "cine freakie" (del que Spielberg es santo y patrón, tanto como realizador como figurando en producciones varias) mola, entretiene... Pero, por mucho que hoy en día se haga -sin vergüenza medie- proselitismo hasta de los mejores capítulos de "La Patrulla Canina" (por ejemplo), no deja de ser eso: "ganchitos". Y aún por mucho pueda molar lo que sea a quien sea. Por tooodo ello, ya a modo carpetazo final, todo mamífero que apunte en la dirección que Spielberg merece siquiera sentarse en la mesa de los Lang, Ozu, Welles, Hitchcock, Wilder, Ford, Kurosawa o Bergman (y muy considerable etcétera), al paredón no, ok, pero una semanita a trabajos forzados yo lo ponía sin demasiado problema, la verdad... Y punto.

4 comentarios:

  1. Tienes mucha razón, Guzz. Yo solo situaría en lo más alto al Spielberg de "Tiburón", para mí su obra maestra. Su puesta en escena del inexplicable malestar existencial me parece sublime, pocas películas lo han plasmado tan bien, y además en forma de entretenimiento aparentemente adolescente, lo que tiene mucho mérito. (Y también me gusta mucho "Munich.)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, para mi también, "Tiburón" es el film más logrado de Spielberg sin comparación posible. La novela de Benchley también me parece magnífica, ya puestos, pero lo bien que mide tiempos, siempre adelante y siempre a más, el cineasta es de mucho aplaudir. Aunque con el tiempo -qué cosas- casi disfruto más, ya puestos, con la primera parte, ese ver como se va montando el belén en el lugar (con la hipocresía política de rigor y demás -esa ambición ruin del alcalde-) y que de alguna manera nos recuerda a los pájaros de Sir Alfredo, aguanta lo que le echen y más.
      Abrazo.

      Eliminar
  2. Osado amigo Guzz, recién acabo de debutar en el blog y me encuentro con esto.Coinidencias a mansalva, añoro los tiempos en los que comer en el cine era un blasfemia, hoy casi es una imposición. En lo que diferimos es que yo ni siquiera considero a Spielberg tan arriba como tu en género aventuras. Considero a Curtiz un grande grandísimo en estos lides. Incluso a Walsh.
    Excepcional texto.
    Te linko en casa de Addi al momento y me paso a repasar el blog.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grandes nombres, Addison, si... De hecho la acepción clásica de "aventura" es muy superior -mucho- en esos y otros cineastas clásicos, pero siempre le admitiré a Spielberg que su manera "física" de rodar este tipo cine me resulta su habitat natural (no tiene ese cariño -por así llamarlo- por dramatizar y dar más capas a la trama así como por dar más entidad propia a los personajes, -el juega más con términos como "carisma" que no "profundidad" en dichos personajes-, pero en lo visual, entiendo, ese "cine de aventuras" queda tremendo en sus manos... "ese cine", ojo, sin ir más allá nunca).
      Abrazo.

      Eliminar